Marihuana medicinal, un breve repaso

Hace miles de años, el uso del cannabis como planta medicinal se reporta constantemente como una efectiva terapia contra enfermedades inflamatorias y aquellas que afectan al sistema nervioso.
Hoy en día gracias a los avances biomédicos, tenemos la opción de brindar soluciones alternativas a pacientes en la forma de crema de cannabidiol.

El cannabidiol o CBD, es uno de los compuestos cannabinoides más abundantes encontrados en la planta del cannabis, contando con un gran número de propiedades, está siendo utilizada no solo para el alivio del dolor crónico, sino también, en enfermedades tipo cáncer.

¿Dónde Nace?
Hace 5000 años en China empezó una tradición a base de plantas terapéuticas. Entre las más destacadas se tiene a Cannabis sativa, también conocida como marihuana o cáñamo industrial, con sorprendentes y beneficiosos resultados.

No obstante, debido a la incipiente tecnología de aquella época, la única opción conocida para llevar los componentes de esta planta, los cannabinoides, dentro del organismo de pacientes era mediante la inhalación del humo luego de encender las hojas de dicha planta.

Luego de su ignición, este humo era inhalado y retenido en los pulmones, llevado a su vez al flujo sanguíneo mediante una red de vasos capilares.

La sangre rápidamente llega al cerebro, donde los componentes de la planta producían la activación de los receptores, provocando de esta manera la cascada de respuestas metabólicas propias.

Al día de hoy, conocemos que los componentes más abundantes dentro de esta planta se conocen como Tetrahidrocannabinol o THC, responsable del efecto psicotrópico y estupefaciente.

Y por otro lado su contraparte el Cannabidiol o CBD, con la capacidad de no solo brindar efectos terapéuticos, sino que, es eficiente para minimizar y neutralizar los efectos del THC.

Gracias a numerosas investigaciones, se conoce que el mecanismo de acción de los cannabinoides se debe a la acción que ejercen sobre el Sistema Endocannabinoide. En otras palabras, nuestro cuerpo de por sí solo genera cannabinoides, lamentablemente no lo hace a concentraciones adecuadas para poder beneficiarse de estos. Es por ello que moléculas como el CBD, una vez que activar nuestro sistema, tienen la capacidad de ayudar a combatir enfermedades, condiciones crónicas y síndromes como el cáncer, la epilepsia, enfermedad de Crohn, Artritis Reumatoide, Diabetes y Fibromialgia.

Se ha mostrado la eficacia del CBD en epilepsia incluso en niños menores de 7 años. En pacientes con distintos tipos de cáncer y en pacientes con inflamación muscular crónica gracias a la actividad antiinflamatoria de cremas de cannabidiol.


Comparte este post:

Acerca del autor

Administrador de sistemas apasionado por las nuevas tecnologías, las series, el cine, la literatura y los deportes, en especial el fútbol.

0 comentarios:

Publicar un comentario