Espectacular león esculpido en piedra

El Monumento al león de Lucerna, también conocido como el León moribundo de Lucerna o León herido de Lucerna, es una escultura labrada entre 1819 y 1821 por el escultor danés Bertel Thorvaldsen sobre una pared de roca de la ciudad de Lucerna en Suiza para conmemorar la muerte en 1792 de unos 700 mercenarios de la Guardia Suiza durante la Revolución francesa cuando defendían el asalto de los revolucionarios al Palacio de las Tullerías en París, Francia. La obra está situada en una roca de arenisca de la misma ciudad de Lucerna, que durante años fue explotada como cantera para construir la ciudad. No se trata de una obra de tamaño natural, ya que está realizada al doble del tamaño de un león real. Mide 6 metros de altura y 10 metros de largo. La obra representa a un león caído, herido de muerte y con el dolor clavado en el rostro, sobre un escudo con la flor de lis de la Monarquía francesa y junto a él hay escudo con el escudo de Suiza. A Thorvaldsen le llevó 2 años de trabajo lograr tal perfección y es una de las esculturas que permanece al aire libre todavía hoy. Aunque la obra fue diseñada por Bertel Thorvaldsen, fue ejecutada por Lucas Ahorn (1789-1856) un albañil de Constanza (sur de Alemania).



El escritor estadounidense Mark Twain (1835-1910) elogió la escultura del león como "El trozo de piedra más triste, conmovedor y contundente del mundo"

Comparte este post:

Acerca del autor

Administrador de sistemas apasionado por las nuevas tecnologías, las series, el cine, la literatura y los deportes, en especial el fútbol.

1 comentarios: